Mundo Butterfly

@mundo_butterfly

lunes, 19 de diciembre de 2011

Un viaje alucinando poesía

El poema nace
mira con ojos asombrados e inocentes su
primera
mañana en el mundo - aún no sabe que lo que le
acontece
aconteció ya muchas veces -
...

El poema agoniza
mira con ojos tristes y culpables su última
noche en el mundo
- no lo consuela saber -
que también su muerte es simple repetición -

Vida de un poema (Luis Rogelio Nogueras Cuba,
1944 - 1985)

Un viaje alucinando poesía

Melissa Ghezzi, Rodolfo de la Riva, Eduardo Solís, Beatriz Madalengoitia y yo, Abril Suárez, cinco almas en busca de más poesía por descubrir. Fue por ello que decidimos partir a Chimbote, mochila al hombro, para participar en el Primer Festival Nacional de Poesía Puerto Alucinado realizado el sábado 17 y el domingo 18 de noviembre de 2011,
motivados por Limache - bajo mi perspectiva -, un profeta de la literatura y de
otras expresiones artísticas.

La aventura literaria arrancó desde que llegamos un poco más de las once de la noche al terminal terrestre Plaza Norte donde pudimos encontrar solo dos agencias aún abiertas, pero ninguna con espacios libres para viajar.

En medio de nuestra preocupación, no había otra alternativa que ir al terminal Fiori, a guerrear por un asiento en algún bus de reputación desconocida. Viajamos en la línea “Anita”. Era uno de esos buses de carretera, cuya forma de viaje es acomódense como puedan. Fue así que Limache, Beatriz y yo, partimos aproximadamente a las 11 y 40 rumbo a Chimbote. Melissa y Rodolfo partieron el sábado por la mañana.

Luego de seis horas de viaje, tras los cerros infinitos, los albores ya daban de nuestra llegada a la ciudad porteña de Chimbote. Ésta nos estaba recibiendo con ese emblemático olor a pesca pujante.

La mañana del sábado se anunciaba calurosa, con un cielo totalmente despejado. Apenas terminamos de tomar desayuno, emprendimos la ruta a bordo de un simpático bus, cuyo
destino sería la Universidad del Santa – Nuevo Chimbote, donde se inauguró el I
Festival de Poesía. Rodeados de importantes poetas como Óscar Limache (Lima), Bethoven Medina (Trujillo),
Denisse Vega, ganadora del Premio Poesía Joven del Perú (2008),  el neovanguardista Luis
Boceli, cuyos poemas reflejan su claro espíritu lúdico, descubrimos un personaje retratado por Arguedas en la obra “El zorro de arriba y el zorro de abajo”, “El loco Moncada”. Según cuentan, era un hombre de aspecto hosco, arisco con las mujeres y un acérrimo opositor a las compañías pesqueras instaladas en ese puerto. En el Centro Cultural Centenario de Chimbote, se puede apreciar una imagen suya.

Al término de la jornada, continuamos la marcha siempre a bordo del bus alucinado de poesía. Hicimos una parada en el Vivero Forestal donde debajo del bote anclado “San Pedrito”, se capturó la foto de portada.

La hora del almuerzo se venía próxima por lo que nos llevaron a la casa de César Sánchez, organizador y promotor indesmayable de la poesía en Chimbote. Haber probado un ceviche de pescado y un arroz con mariscos preparados por su madre, fue una experiencia verdaderamente placentera.

Sin dejar mucho tiempo para la digestión, nos dirigimos al Muelle Artesanal donde fuimos testigos de cómo los pescadores hacían carnicería con las presas del día. En medio de un público recio, los héroes de la pesca solo escuchaban de refilón la intervención poética – con megáfono en mano - bajo un cielo totalmente despejado y como fondo el horizonte.

La frase que dio inicio a la jornada fue, cual filmación Marca Perú, “El Perú tiene derecho a disfrutar de la poesía”…

Horas después enrumbamos a la Plaza Grau, donde se pudo respirar democracia poética, gracias a la participación de un sinnúmero de estilos y géneros. Un verdadero festival de intervenciones de poemas, cuentos y relatos.

Tras la máscara de Denisse, salieron a la luz estos versos...





Tú querías un templo
en el que tranquilamente harías el amor con tu
sombra
hasta nacer tramado con otras redes
entonces oirías las señales de tu corazón en
cada piedra…

(Denisse Vega, Premio Poeta Joven 2008, Pluma
Vallejiana 2006, Premio Poesía a Vallejo 2001)

En pintura, el artista plástico realizó el retrato de Arguedas en pop art, en tanto que el Centro Cultural Centenario se lució con la presentación con la marinera norteña.

Culminanos el sábado en casa de César, emulando a Joaquín Sabina, Miguel Bosé, El último de la Fila, Los Saicos...sumergidos en una tertulia de música y poesía en la casa de los Sánchez, dónde al día siguiente nos esperó un delicioso desayuno dominguero con fuentes de anchovetas y filete de atún.

Para el domingo decidimos recorrer la Ruta de Arguedas y tratando de encontrarla, llegamos a un restaurante cerca del muelle para degustar de la gastronomía marina chimbotana. En nuestras mesas desfilaban las fuentes de Ceviche Mixto, de Pescado, Jaleas, Chicharrón de Pescado...verdaderamente una experiencia sibarita por decir lo menos.


Sin duda que este Primer Festival Nacional de Poesía Puerto Alucinado fue el mejor pretexto no solo para saborear el buen nivel de la poesía chimbotana, sino también para descubrir su historia literaria, y entre sus personajes más emblemáticos, conocimos a Zoila Herfilia Carmen Valdivia Paz "La Tía Sarandonga". Poseedora de una desbordante carisma y un swing sandungero que muchas envidiarían, pero con un corazón dedicado a la lucha social y a la defensa de los derechos humanos.

Motivada por su noble espíritu, La Tía Sara - como cariñosamente la llaman nuestros amigos chimbotanos del colectivo Este Puerto Alucinado -, hizo propicia la ocasión para mostrarnos un panfleto dedicado al joven Genaro Rojas Bardales (Secretario de la Organización del P.J. Miraflores de Chimbote, asesinado por participar en las protestas que los obreros siderúrgicos libraron en 1978.

Al caer la tarde, emprendimos la caminata por el malecón, aunque por desgracia visiblemente contaminado, pero cuyo descuido es irresponsabilidad de las autoridades tanto regionales como municipales. Fue en ese escenario, teniendo al mar como fondo, donde disfrutamos sendos pasajes leídos por nosotros mismos, de El Zorro de arriba y el zorro de abajo. Fue sin duda una manera de sentir la Literatura viva de Arguedas.

Al borde del mar, contemplando el sunset y percibiendo el intenso olor a pesca pujante, esta primera experiencia literaria alucinante encontró su ocaso.











Imágenes: Edwin Cabello, Abril Suárez

En Revista El bosque

En la edición número 10 de la revista El bosque, se incluye Breakpoint Breakpoint .Desde la mirada inconstante de un grupo de jóvenes ante...