Mundo Butterfly

@mundo_butterfly

lunes, 14 de mayo de 2018

Vocación


La idea de contar historias me ha seducido desde hace varios años, por eso la persigo todos los días de mi vida, así tenga que sobrepasar las limitaciones (como no estar dentro del rango de edad), pues a mis 34 años tomé la decisión de embarcarme en el proyecto universitario para cumplir el sueño. Fue en el 2008 cuando llegó a mis manos una revista local, cuyos artículos motivaron mi interés y alimentaron mis deseos de escribir. Desde el colegio quería estudiar periodismo, sin embargo por la presión familiar tuve que optar por una alternativa de corto plazo. Los años han pasado y la vocación ha aflorado con más fuerza. En el 2005 estudié Ciencias de la Comunicación y me titulé en el 2008; sin embargo empecé a notar que para escribir Crónicas se necesitaba mucho más horas de lecturas, estar más en contacto con la realidad y más práctica en la construcción de los textos. Ha sido en la PUCP que tuve la oportunidad de escuchar una charla de Julio Villanueva Chang, en la cual aprendí que la crónica es más que un texto estilístico; es un trabajo de ojo clínico frente a la realidad, un trabajo de mucha investigación y dedicación. A pesar de que no reúna uno de sus requisitos, estoy dispuesta a sumergirme en el oficio pues es mi anhelo. La vocación es mi mayor motor, escribo constantemente, en la realidad la redacción es lo que mejor sé hacer. La sensibilidad y la percepción son las herramientas que me acompañan también cuando doy cuenta de una realidad. Como la cámara que es sensible a la luz, yo quiero ser esa cronista que vea más allá de lo que todos ven.

En Revista El bosque

En la edición número 10 de la revista El bosque, se incluye Breakpoint Breakpoint .Desde la mirada inconstante de un grupo de jóvenes ante...